martes, 4 de mayo de 2010

EL PISO DE ARRIBA



Adela dijo este y no busquemos más. Dijo tiene cuatro habitaciones y la cocina es grande. Dijo me gustan las vistas al Montseny desde los balcones. Dijo a sólo cuarenta minutos de Barcelona. Joaquín dijo todo está bien.


Dos meses después de haberse mudado, comenzaron a oír ruidos durante las noches en el piso de arriba. Cuando lo comentaron con Justina, la viuda con la que compartían rellano, ella sonrió. Aquel ático llevaba diez años vacío y cerrado, lo sabían. El dueño no tenía ningún interés en ocuparlo o venderlo, lo sabían. Allí se había suicidado Teresa de Montoncier, la antigua dueña del edificio, no lo sabían. Justina volvió a sonreír. A la semana, los demás vecinos también sonreían.

Los ruidos continuaron (Carreras de niños, triciclos, regañinas, llantos, ladridos repicados, cacareos, cisternas y grifos abiertos, pasodobles, tangos, gañidos de cerdos, retrasmisiones deportivas, Gloria Lasso, Luis Mariano, aullidos de orgasmos, cumbia, bachata y reguetón).

Una noche Adela dijo subamos. Joaquín le pasó un atizador y él buscó el cuchillo jamonero.
Encontraron la puerta entreabierta. En cuanto la traspusieron, la voz de Justina sonó queda a sus espaldas:

-Os estábamos esperando.
Y la puerta se cerró tras ellos.
.


.

Para 0 Comentario:

Estos dos microrrelatos fueron publicados ayer, 3 de mayo, en la Nave de los Locos. Primero, quiero hacer público mi agradecimiento a Fernando Valls por haberle dado a este galeote la posibilidad de subir a cubierta. Para mi ha sido un premio y un honor.

Pero hoy ya volvemos al remo, es decir a la escritura, es decir a la voluntad de continuar interrogando una realidad dura y tozuda. Por suerte, siempre nos aguarda lo fantástico, a sólo un peldaño de cada escalera.

Quiero agradecer a Rosana Alonso, a Jesús Esnaola, a Silvia Castro, a Maria Fabiana Calderari, a Pedro Herrero, a Gemma Pellicer, a Marco Mirón y a Gonzalo los comentarios que dejaron, a todos muchísimas gracias y como siempre...

nos leemos y nos escribimos.







15 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Después de leer los relatos, que me encantaron, viajé a "la nave de los locos" y allí me encuentro con una biografía de este autor en la que entiendo que es un especialista en Cunqueiro.
Y me llenó de gozo.

Víctor dijo...

Enhorabuena, Hugo. Merecida merecida, esa condena a las galeras de Fernando. Sigo por aquí.

Un saludo.

carlos de la parra dijo...

Excelentes relatos,cada uno brilla por sus propios méritos;el primero nos lleva en la trama
con una guía que demuestra conocimiento de los mecanismos policiacos;y el segundo tiene una sorpresa con ése toque final de humor negro.
Gracias por ésta magnífica lectura.

Luis dijo...

Hugo, te felicito por tus relatos y me felicito por tropezar con tu blog. Me quedo un rato por aquí acuclillado en un rincón. Un saludo. Y otro para Carlos y Willian.

Andrés Portillo dijo...

Son geniales, Hugo, como casi todo lo que por aquí leo. Te sigo, aunque en silencio, por la timidez supongo.

Un abrazo

hugo dijo...

Hola María Jesús:

Gracias por tu comentario. Si, soy un "cunqueriano" irredento. Un vicio que me quedó después de mi primer año y medio -1977-78- en Galiza.

hugo dijo...

Hola Víctor:
Muchísimas gracias por tus palabras. Ya pasé por el bloss y dejé algo.

nos seguimos leyendo

hugo dijo...

Hola Carlos:
Primero darte la bienvenida por pasar por aquí y quedarte, después agradecer el comentario que me dejas. Si, en novela policial soy más "negro y criminal" que "deductivo inglés", quizá porque la realidad que uno tiene delante de sí es compleja y dura, admite pocos paliativos detectivescos.

nos seguimos leyendo

hugo dijo...

Hola Luis:

Te agradezco tu comentario.
Ya me he pasado por tu blog y el que se ha quedado soy yo porque me gustó lo que encontré por allí

hugo dijo...

Hola Andrés:

Hace días que te echaba en falta.
Gracias por pasarte por aquí y dejarme tu comentario

nos seguimos leyendo.

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

" a la voluntad de continuar interrogando una realidad dura y tozuda. Por suerte, siempre nos aguarda lo fantástico, a sólo un peldaño de cada escalera.", me encantó ese regreso...

¡Salut!

Gemma dijo...

Me gustaron -esa es la verdad- desde la primera vez que los leí.

Un abrazo y un gusto leerte,

Gemma

Claudia Sánchez dijo...

¡Hola Hugo! Pero qué suerte toparme contigo en este laberinto... se camina más seguro siguiendo la luz. Te sigo.
¡Saludos!

Fernando dijo...

Bellos textos, saludos desde Argentina!

Carlos de la Parra dijo...

Vuelvo a disfrutarlos y ver que siguen vigentes.
Bravo.