lunes, 7 de septiembre de 2009

dos de septiembre




en el ocho
pliega el cero
la hamaca de toldilla,

el mar
vuelve al cielo
de la playa,

la luz,
dicen,
para final de septiembre.

3 comentarios:

MGJuárez dijo...

Muchas gracias, Hugo. Te escribo pronto.

Sobre las hamacas y ese incipiente guarismo casi involuntario... se asemeja a la madeja del verano, antes de ser ovillado en tan bello poema.

Vine hace poco, por el post de Rabinad; emocionaban esos hechos, y sonreía por la agridulce felicidad en su contenido.

Abrazos,
Montse.

Cris dijo...

Doncs si, ja s'olora una tardor de manera previsible.... platges buides i més cotxes a les carreteres.... molt bona imatge i la composició poètica fantàstica Hugo.... Salutacions :)

hugo dijo...

gracias Montse,
en esa sensibilidad nos hemos de encontrar siempre, la palabra y la "acercanza" ya se encargarán de interrogarnos,
un saludo


graciés Cris,
si, la tardor ja s'olora a les platges buides, com aquesta de Ribes Roges de Vilanova,
ara cal esperar la llum, sobre tot al color de la muntanyes

salutacions