sábado, 13 de agosto de 2011

el borrador

tal como anuncié en la última entrada tanto el microrrelato el oro del tiempo como las apostillas a "el oro del tiempo" han pasado a mejor vida, es decir vuelven al borrador del que, supongo, nunca deberían haber salido

no fue fácil escribir el oro del tiempo y quizá no tanto las apostillas, pienso que, a partir de ahora he de valorar mejor qué merece la pena subir al bloss y qué no, hoy ya puedo decir que subir aquel microrelato fue un error -y casi una traición-

supongo que a partir de ahora también habré de administrar mis comentarios -nunca he sido "buenrrollista" -"¡qué genial eso que has escrito, pibe" algo así para mi es el "buenrrollismo", que no el buen rollo- pienso que un texto -¡¡¡el que sea!!!- merece un respeto y comentarlo más o menos por extenso, un deber.

uno cuando escribe es su texto y poco más, claro están los que piensan que escribir es una cuestión de ingenio o de entretenimiento o de "pasárselo bien", vale, son actitudes que te ahorran la cuenta con el loquero y poco más... con perdón, para mi la escritura es otra cosa diferente

y claro, supongo, también que a partir de ahora menguará la publicación de micros en este bloss, quizá tampoco valga mucho la pena.

por supuesto, un agradecimiento mayúsculo a la gran camarada y mucho mejor amiga, Rosana, Rosaníssssima, la única persona que se tomó el trabajo de dejar un comentario después de haber leído relato y apostillas, gente como Rosana es aquella que sabe dejarte un "alguito" como suele decir mi gran amiga del otro lado del charco, Fabiana Calderari-de Santiago del Estero, pero sin embargo de Jujuy en el corazón-, los "alguitos" son la parte esencial de la amistad, son, machadianamente dicho, aquello que "nos hace en el buen dentido de la palabra, buenos"

y me vuelvo al borrador, no nos engañemos en el borrador estamos todos y vaya cebollazo que se pegará aquel o aquella que piense que hay vida inteligente más allá del borrador, pienso, hablo sólo desde mi experiencia personal e intransferible que escribir no es más que arder en el intento de joderle la vida a la nada o de hacer rodar el aro del cero con el palo del uno -aún a riesgo de parecer dualista y binario-, escribir, pienso, hablo sólo de mi experiencia personal e intransferible, es el acto transgresor, arbitrario y gratuito que te da y te quita a la vez el tiempo de los días y el tiempo que has comprometido con los otros.

si el acto de escribir vale un borrador, ya vale la hostia y lo demás es puro cuento, en ese empeño se nos va la vida y si no, mejor no...

salut


6 comentarios:

Iván Teruel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Iván Teruel dijo...

querido Hugo, escribes una frase que para mí, desde ya, debería convertirse en un mantra en este mundillo de los blogs literarios: "un texto -¡¡¡el que sea!!!- merece un respeto y comentarlo más o menos por extenso, un deber".

y después hay otra cuestión: la valentía, las agallas para pronunciar un discurso que incomodará a la mayoría de los que lo lean y que generará algún recelo y alguna antipatía. eso es admirable, porque supone dignificar muchas cosas. principalmente dos: la integridad moral e ideológica del individuo, y, cómo no, la literatura.

otro mantra, amigo: "uno cuando escribe es su texto y poco más". nada menos. por eso entiendo que retires esos micros a los que haces referencia.

y bueno, si mengua tu publicación de micros, que mengüe si eso tiene que ver con el respeto que tienes por la literatura, con la convicción de que no todo vale con tal de obtener unos cuantos comentarios laudatorios. solo te digo algo: siempre que he pasado por aquí a leer micros he tenido la sensación de leer literatura de otro altura (me quedé con las ganas, por ejemplo, de comentar "El último hijo de Pasífae, por lo que tú dices: no encontré en aquel momento un comentario que hiciera honor al texto); así que, por mi parte, aunque entiendo tu estado de ánimo, solo me queda decirte que, si se da la circunstancia de una menor publicación de micros, echaré de menos esas joyas que de tanto en tanto nos regalabas.

una abraçada, company, i rep tota la meva admiració.

ANTONIO SERRANO CUETO dijo...

Estimado Hugo, en mi blog he reflexionado en varias ocasiones sobre el microrrelato, pero en especial en la entrada "La banalización del microrrelato", que te invito a leer y ya me dirás. Un saludo:

http://antonioserranocueto.blogspot.com/2011/08/la-banalizacion-del-microrrelato.html

Elèna Casero dijo...

Como ya he dicho en el blog de Antonio Serrano, yo sólo soy una aficionada a escribir microrrelatos y, desde luego, lo publicado en El País y otros lugares son es lo que a mí me han dicho que se debe escribir.

Con respecto a los comentarios que dejan en los blogs, estoy totalmente de acuerdo. Si alguna vez cuelgo un micro en mi blog no es para que me digan simplemente: "qué mono" la intención es recibir comentarios sensatos, críticas que te lleven a mejorar. Pero da la sensación de que la gente lo que busca es muchos, muchos comentarios, muchas, muchas visitas aunque carezcan de sentido.

Un abraçada també. Ha estat un plaer.

Rosana dijo...

Las verdades del barquero que decía mi abuela.

Yo he optado por comentar a menudo en privado a la persona o personas que sigo habitualmente, donde puedo extenderme y comentar con calma y desde luego me declaro incapaz de recorrer todos absolutamente todos los blogs en los que se publican textos. Me niego a regar la blogosfera de comentarios tipo : Aha qué bonito, Oh qué excelente o Jiu jiu juas juas...

Suscribo lo que dices, un texto pide autoexigencia en su escritura pero también un buen lector.


Abrazo juerte camarada

Jesus Esnaola dijo...

Muy de acuerdo con tu borrador, Hugo, es todo sensatez esta entrada. Del mismo modo que se habló de la banalizacion del microrrelato, podría hablarse de la de la blogosfera.
Durante más de dos años he disfrutado de tus comentarios trabajados, meditados y generosos. No solo hablas con sensatez sino que predicas con el ejemplo, cosa que yo no suelo hacer.
Sigue publicando que se agradece mucho.

Abrazos grandes.