martes, 6 de julio de 2010

SAU. cinc poemes i una prosa hidràulica (amb traducció)




I

l’abdicació
de la pedra,
la llum sense sortida,
el buit
de l’aigua
al cel

l’abdicació
de la llum,
la pedra sense sortida
el cel
al buit
de l’aigua

l’abdicació
del cel,
el buit
de la llum,
l’aigua
sense
sortida


II

l’ull
del campanar
de Sant Romá de Sau
té el pes i la mida
exactes
de la set


III

l’espasa d’aigua
-que separa de la roca
el cel-
esmola el tall
a la pupil-la
que tanca
i obre el sol
a la riba.


IV

l’aigua cega
cubica
el pou,
el llot
i el pany de paret sorda:
l’aigua cega
té la xifra
del silenci
al cel


V

el meu amic desertor
diu:
“sobre l’aigua fosca
és imposible:
no pot l’ull
tibar les linies de la llum,
no pots traçar hipotenuses
no pots trobar el cel
d’una drecera curta,
Sau té l’aigua
massa fosca
per caminar”

el meu amic desertor
fa temps
que té sobre la mar
els peus.


VI. Prosa Hidràulica

a vegades, l’aigua torna per llits de grava grossa al riu d’un altre riu sec,
a vegades, l’aigua bescanvia amb l’or el blat, l’oli i la mel,
a vegades, l’aigua puja al cel de bedolls, alberes i alzines,
a vegades, l’aigua enceta la terra amb la mateixa escala de llum que en Jacob desara sota els ametllers,
a vegades, l’aigua enceta la terra cercant la escriptura dels déus al envés de les fulles d’oliveres

a vegades, si el temps fa els descomptes de l’atzar i algú deixa les
comportes mal candades,
l’aigua torna per llits de grava grossa al riu d’un altre riu sec.










...y una traducción:

I. la abdicación / de la piedra, / la luz sin salida, / el vacío / del agua / en el cielo /// la abdicación / de la luz, / la piedra sin salida, / el cielo / en el vacío / del agua /// la abdicación / del cielo, / el vacío / de la luz, el agua / sin / salida.

II. el ojo / del campanario / de San Romá de Sau / tiene el peso y la medida / exactos / de la sed.

III. la espada de agua / -que separa de la roca / el cielo- / amuela el filo / en la pupila / que cierra / y abre el sol / en la orilla.

IV. el agua ciega / cubica / el pozo, / el lodo, / el lienzo de pared sorda: / el agua ciega / tiene la cifra / del silencio / en el cielo

V. mi amigo desertor / dice: / “sobre el agua oscura / es imposible: / no puede el ojo / tensar las líneas de la luz / no puedes trazar hipotenusas / no puedes hallar el cielo / de un pequeño atajo / Sau tiene el agua / demasiado oscura / para caminar” /// mi amigo desertor / hace tiempo / que tiene sobre la mar/ los pies

VI. prosa hidráulica:
a veces, el agua vuelve por lechos de grava gruesa al río de otro río seco,
a veces, el agua intercambia el oro con el trigo, el aceite y la miel,
a veces, el agua sube al cielo de los abedules, las alamedas y las encinas,
a veces, el agua abre la tierra con la misma escalera de luz que Jacob guardara bajo los almendros,
a veces, el agua abre la tierra buscando la escritura de los dioses en el envés de las hojas de los olivos,

a veces, si el tiempo hace los descuentos del azar y alguien deja las compuertas mal candadas,
el agua vuelve por lechos de grava gruesa al río de otro río seco.








Las tres fotografías son de la gran fotógrafa catalana Araceli Merino, excelente lectora y mejor amiga.
.






12 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Qué realidad la de los últimos versos.
Qué hermosura la de la totalidad.

Claudia Sánchez dijo...

Y qué ganas de quedarme allí, justo en el borde oscuro del agua.
Saludos amigo!

Antonio Tello dijo...

Entre la abdicación de la piedra y el fluir del tiempo transcurre la vida, con los sobresaltos del tiempo y la búsqueda de un cauce que la lleve al origen. Dos poemas muy logrados. Un fuerte abrazo.

hugo dijo...

Hola María Jesús:
Muchísimas gracias por tus palabras. Celebro que te hayan agradado estos poemas.
Tus elogios siempre me ruborizan.

un beso

hugo dijo...

Hola Claudia:
Gracias por pasarte por aquí y dejar esas palabras.
Si, el borde oscuro del agua tiene, pienso, la misma atracción que sentimos por los abismos. Quien no ha sentido la tentación de sobrevolar los abismos y caminar sobre las aguas.

un beso

hugo dijo...

Hola Antonio:
Tu comentario toca el tema de fondo de todo el poema. El agua como fluir del tiempo, el agua oscura de las represas como negación del tiempo y de la vida -y la vida siempre como búsqueda incesante-.

Muchísimas gracias por dejar tan acertadas palabras.

un fuerte abrazo

Jesus Esnaola dijo...

La abdicación del agua, de la piedra, de la luz hablan de desesperanza, del paso del tiempo como pérdida, como recuerdo de lo que no volverá. Las imágenes de Araceli y tus poemas maridan extraordinariamente complementándose y creando un cuadro de tremenda belleza, de árida belleza. La nostalgia de un recuerdo que, tal vez, el presente pueda cambiar.

Un abrazo, Hugo.

hugo dijo...

Hola Jesus:

¡¡¡y eso que tú dices siempre que la poesía no es lo tuyo!!!
Tu lectura toca y acierta con todas la claves.
Muchísmas gracias por esas palabras.

un abrazo

June dijo...

Vita flumen...y Heráclito, nunca nos bañamos dos veces en la misma agua, la pérdida. Palabras que superan al tiempo en tus poemas, amigo Hugo.

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Extraño los microrrelatos de este blog. Abrazo.

Anónimo dijo...

Hugo yo no soy lectura habitual de poesía pero sé reconocer algo que me toca y me llega.
Por eso escribes buenos microrrelatos porque poesía y microficción tienen ciertas cualidades comunes.

Salut!!!

Ya sabes Hugo ya está en marcha una nueva edición del concurso de micros del Museo de la Palabra,la anterior fuiste finalista a ver qué pasa esta vez.
R.A.

Araceli dijo...

Hola Hugo

Primer de tot disculpa l'immens retard d'aquest missatge. Entre les vacances, la desconnexió de tot plegat, etc... etc... Havia oblidat de felicitar-te per aquests relats com sempre complexos però colpidors. A veure si em poso una mica les piles.
Una abraçada. Ets un crack!