martes, 22 de septiembre de 2009

prosas nipoéticas (desertores 2)



I

Hace tiempo que los desertores no miran el envés de las hojas de olivo, temen encontrar la escritura de Dios y que su lectura los deje sin palabras –“eso ya pasó”, me dicen-. Sin embargo aún sostienen que hay tantos ejes del mundo como olivos crecen en la tierra. Quizá por esto conservan su secreto para caminar sobre el mar: no es necesario saber nadar, ni guardar la ropa que no se tiene.
Yo pienso que hacen bien en no decirme toda la verdad.




II

Uno puede pasar toda la vida sin dejar un tren de cercanías –para viajar ya están los horarios y la gente que le preocupa cumplirlos-. Para desertar hay que conocer el sitio donde las paralelas se tocan sin que las vea el ojo del guardagujas. Y eso no está al alcance de todos.




III

Calcular el cubicaje de un contenedor es cuestión de experiencia. No siempre la carga se rige por las leyes de pesos y medidas. Lo que descuadra hay que llevárselo, por las dudas –nunca se sabe-. Hasta hace unos días, ningún desertor había oído hablar, jamás, de Diógenes Laercio. Les basta conocer la hora exacta de la noche en que Mc Donald baja las persianas y sus empleados sacan los contenedores a la calle.(“Es inútil, la gente se empeña en buscar el oro del tiempo hasta en las tablas periódicas y así les va” –me confió uno de ellos con la carcajada desdentada).






8 comentarios:

Araceli dijo...

Dura fórmula la que cal aprendre per calcular els camins a seguir per la nostra vida per no haver d'acabar calculant el cubicatge del contenidor. Com el desdentegat acabaríem no entenent res i intentant oblidar. Formidable, com sempre!

hugo dijo...

Graciès Araceli per aproparte als meus desertors, negatius d'aquesta foto fixa amb la que ens pretenen vendre tantes mentides

salutacions
hugo

Jesus Esnaola dijo...

Espléndido Hugo. A veces consigues que tus micros se me queden enredados en la cabeza, dando vueltas y vueltas y no sé si darte las gracias por ello u odiarte con educación.

hugo dijo...

Hola Jesús:
Las dos cosas, si han de ser, pues las dos cosas, Jesús. La contradicción siempre es más interesante que las impolutas coherencias. De una contradicción nacemos y con una contradicción partiremos. Tranqui, la contradicción nos hace tener la imaginación y la conciencia inquieta.

salut,
hugo

MGJuárez dijo...

"Microtopos", que microatrapan. ¿Cuántas veces he venido ya a releer?

Tres, son precisos tres...

Venen a ser una mena de trípic, tres parts d'una mateixa història.Tot viatge té aquesta estructura... anem, som... i ens tornem. Mai ens quedem, sempre serem diferents de la nostra anada.

Salut!
Montse.

hugo dijo...

Graciès Montse:
Acertadisima la teva lectura. Desertar sempre ha sigut, ès y serà una mena de difícil viatge cap a la diferència.

moltíssimes graciès
salut,
hugo

Cris dijo...

Hugo, gràcies per tornar-me a convidar a casa teva.... Des de que et segueixo, em descobreixo a mi mateixa amb la mà sota la barbeta, llegint i rellegint la teva paraula.... i després la reflexió.... Gràcies, és un exercici que necesito, i em motives.... Un molt bon text, i per cert, tens "desertors 1"?

hugo dijo...

Cris:
Gràcies per passar-te pel blog y deixar-me aquestes paraules.
Si obres l'etiqueta "Poemas de la grava" trobaràs "Desertors 1".

salut
hugo