lunes, 20 de junio de 2011

EL ERROR


a Rodrigo Lanza y a Patricia Heras

Todos habíamos metido la pata. Llevábamos bastante tiempo detrás del cabrón de Serguei Egunov. Todos los día nos encontrábamos con su fotografía colgada en la pared de cada uno de nuestros despachos de la Comisaría Nº 7.


El mensaje del nuevo de Narcóticos era escueto: “Cosaco”, posición y clave de refuerzos. El nuevo de Narcóticos comenzaba a meter la pata. Ninguno de los cinco a los que se les fue la mano tendría que haber estado aquella noche en la Séptima. Ninguno de los cinco creyó que lo que chapurreaba el “cosaco” fuera verdad. Todos ellos se parecen. Todos tienen pasaportes chungos y son traficantes. Al cabo de una hora de ablande –guía telefónica, kubotán, porra eléctrica- el “cosaco” se vino abajo y se desmayó. Traslado al trullo chico. Se lo pone en pelotas y par de cubos de agua fría. Nada. Continuaba abajo. Alguien comprueba el pasaporte. Es legal. Tiene media docena de entradas por coca y caballo. Lo mantiene una “kalinka” que curra en el Saratoga. Eso es todo. Un pringao, ni Serguei Egunov, ni “capo” de la mafia rusa, ni hostias. Cagada.

Seis de la mañana. El “cosaco” aún es un bulto. No regresa. Chungo. Los jefes de Narcóticos y de la Criminal se cagan en todos nuestros muertos.

Urgencias del Clínico. Entra el ruso con un coma irreversible y muere una hora después.
Tres cadenas de televisión emiten el vídeo del interrogatorio. Asuntos Internos, como siempre, reparte expedientes y “neveras” a discreción.

En el momento de entregar el arma y la placa, el comisario Pardeza me hace pasar a su despacho. Pienso que me soltará un sermón, pero me tiende un par de tarjetas de agencias de seguratas.
-Trabajo fácil y seguro. Son buena gente. Puede ir de mi parte –Sonríe. Me convida un Winston del último decomiso y me acompaña hasta la puerta-. No se pierda Mallenco. Dentro de año, año y medio, cuando todo esté un poco más tranquilo, venga a verme –me palmea y añade-, la Policía no puede perder a hijos de puta como usted.


Para O comentario:
Hoy, este apartado será mucho más extenso que de costumbre y más bestia, lo reconozco, pero la realidad pura y dura se impone. El micro esta dedicado a Rodrigo Lanza y a Patricia Heras (in memorian).

Mi amigo Rodrigo Lanza es estudiante de Historia de la Universitat de Barcelona.
Mi amigo Rodrigo Lanza lleva 5 años en la cárcel acusado, procesado y condenado por un delito que nunca cometió.

los hechos:
4 de febrero de 2006. Sant Pere més Baix. Ciutat Vella. Edificio perteneciente al Ayuntamiento de Barcelona. Okupado, precintado y vuelto a okupar.
4 de febrero de 2006. Madrugada. En el edificio de Sant Pere més Baix unas mil personas asisten a un concierto de varios grupos. Quejas de los vecinos a la Guardia Urbana. Desalojo (“Son disturbios”, ya se sabe). Carga policial conjunta de Guardia Urbana y Mossos d’Esquadra. Un guardia urbano recibe en la cabeza el impacto de una maceta arrojada por algún descerebrado (siempre los hay y los habrá). En aquel momento, Rodrigo Lanza, Alex Cisterna y Juan Pinto (todos sudakas, a mucha honra) comienzan a correr al ver el cariz que toma el asunto, pero son emboscados por la Guardia Urbana. Refriegas. Golpes de porra en cabeza y cuerpo (a Rodrigo le abren la cabeza con herida expuesta y sangrante). Son detenidos y llevados a dependencias policiales. Torturas, amenazas, insultos racistas (loas a Pinochet y a la dictadura argentina. Desaparecidos, etc.). A instancias de Amnistía Internacional serán investigadas las torturas y la aplicación improcedente de la Ley antiterrorista. La jueza que investigará los hechos será la misma que luego juzgará a Rodri, Alex y Juan. Será la misma que le dirá a Rodri a la cara: “aunque vengan mil como usted yo siempre le creeré a la Guardia Urbana y a los Mossos”.

la maceta:
El guardia urbano que recibe el impacto de la maceta es atendido por pérdida parcial de masa encefálica. Se le provoca un coma inducido. Se le opera. El guardia ya no volverá del coma y quedará tetrapléjico y en estado vegetativo hasta hoy.
El informe de la lesión traumática del guardia urbano realizado tanto por personal de Ambulancias de Catalunya, como de Urgencias confirman el impacto de un objeto contundente de trayectoria de arriba hacia abajo que interesa la región craneana posterior (la nuca). Dicho informe, hasta le fecha desaparecido, cae en manos del Regidor de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona: Jordi Hereu -alcalde de Barcelona hasta el 22M-. La versión del impacto de la maceta fue sostenida públicamente y, en primera instancia, por el alcalde de entonces, Joan Clos...

el montaje:
La Guardia Urbana tiene siete detenidos. Decide que tres de ellos estarán implicados directamente en todos los altercados. Deciden tres cabezas de turco. Deciden que Rodrigo Lanza será el autor del lanzamiento de una piedra con la complicidad de Alex Cisterna y Juan Pinto. De la maceta se pasa a la piedra con tan mala pata para ellos que durante el juicio entrarán en contradicción con todas sus declaraciones anteriores. Pero a la jueza sólo le vale “lo que diga la Guardia Urbana”

el juicio:
15 de enero de 2008. La Audiencia Provincial de Barcelona juzga los hechos de Sant Pere més Baix. El juicio está plagado de irregularidades que ofenden a la inteligencia y al mínimo sentido común. Todo ello será manifestado por el Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos (OSPDH) de la Universitat de Barcelona, por la Comisión de Defensa de los Derechos de la Persona del Colegio de Abogados de Barcelona, por Justicia y Pau, por la Comisión de Derechos Humanos de Santiago de Chile y por representantes de los cuerpos diplomáticos de Argentina y Chile.
Quizá un ejemplo claro de la pobreza argumental de la Fiscalía, acusación particular y jueza sea el siguiente: Rodrigo Lanza arroja una piedra que impacta en la parte frontal del guardia urbano lo cual provoca su caída hacia atrás con la consiguiente fractura en la parte posterior craneal (nuca). Para un videojuego o dibujos animados la tesis puede ser válida, pero la realidad es más tozuda: sólo pensemos en el tamaño y masa del pedrusco arrojado capaz de tumbar a una persona. El informe forense realizado a instancia de la defensa constataba entre otras cosas que: el guardia urbano no tenía ni había tenido nunca una herida, contusión o fractura en la parte frontal y que la fractura en la nuca se había producido por impacto de un objeto contundente con trayectoria de arriba abajo, nunca horizontal. El informe de la defensa fue rechazado como improcedente por la Jueza que sí aceptó el informe de la Guardia Urbana plagado de contradicciones.
Rodrigo Lanza fue condenado a cuatro años y seis meses por un “delito de atentado” y a pagar 1.070.000 de multa (sí, un millón de euros).
Rodrigo queda en libertad provisional.

la persecución continua:
La presión policial sobre Rodrigo se hace insostenible. Se busca que “meta la pata”. Rodrigo se traslada a vivir a Zaragoza. Aprende el oficio de panadero con el que se ganará la vida. Comienza a rehacer su vida. Pero el 3 de Junio de 2009 el Tribunal Supremo ante el cual ha recurrido la acusación particular, confirma la pena a los cinco acusados entre ellos los tres cabezas de turco y Patricia Heras y, en el caso de Rodrigo se le aumenta en dos años más..
28 de diciembre de 2009 Rodrigo Lanza ingresa en la cárcel de Quatre Camins.
18 de octubre de 2010: la 21ª sección de la Audiencia Provincial de Barcelona rechaza la petición de “régimen semiabierto” para Rodrigo –salir a trabajar durante el día y dormir en la cárcel-. La jueza Teresa de la Concepción Costa Vayá niega la solicitud argumentando: “...se trata de un individuo de ideología anti-sistema en general, con una total falta de asunción delictiva, que en ningún momento de su trayectoria ha reconocido como tal”. ¡¡¡Vale la jueza acaba de convertir a Rodrigo en preso político. Si tenemos una justicia que no nos la merecemos!!!
Rodrigo en la cárcel es el responsable de la limpieza del polideportivo, ha organizado varios equipos de baloncesto y ha puesto orden y concierto en la biblioteca, sin embargo aún continúa con calificación “D” –por un “error informático”-. Pensemos que un etarra con varios delitos de sangre, asesinos en serie o violadores tienen calificación “C”. Habitualmente los presos más peligrosos tienen calificación “B”. Ello supone que cuando Rodrigo salga en libertad en diciembre de 2011 habrá cumplido la totalidad de su condena.
Y hasta aquí llego por, ahora

En memoria de Patricia Heras:
Patricia el 4 de febrero de 2006, cerca de San Pere més Baix sufre una caída con su bicicleta a la hora de la represión general. Entra por Urgencias en un centro hospitalario y allí coincide con la policía que vigila a los detenidos lesionados después de la represión. Un Mosso la acusa de haberle lanzado una valla a un compañero. Sin pruebas de ningún tipo allí mismo es maltratada, esposada y detenida.
Patricia Heras fue juzgada por los hechos de Sant Pere més Baix y condenada a tres años de prisión. Condena que ratificó el Tribunal Supremo el 3 de junio de 2009. En octubre de 2010 Patricia tuvo que reingresar a la cárcel de Wad Ras de Barcelona. El 18 de diciembre de ese año se le concedió la sección abierta: trabajar de día, pero ir a dormir de noche.

El 28 de abril de 2011 Patricia Heras se suicidó.

En su blog, que era también su diario, el penúltimo día anterior a su tremenda desición escribe: “Estoy colapsada agobiada, cansada, estresada, atacada, puteada asustada...me siento extraña coño!!!, y más que comprensión, regañinas enfados o despiste general con el tema, lo que necesito es una ayudita para no asfixiarme y petar, PETAR. Esta situación es una puta locura joder, ni retorno a mi vida ni vuelvo a mi realidad”

Finalmente apuntar que la Consellera de Interior el 4 de febrero de 2006 era Montserrat Tura y que la Consellera de Justicia en enero de 2008 era Montserrat Tura. El día de los “hechos del Parlament de Catalunya” la señora Tura fue humillada y escarnecida por un grupo de lúmpenes que le pintaron una cruz en su gabardina.
Tuve que hacer un esfuerzo de conciencia para rechazar aquel hecho. No tengo que hacer ningún esfuerzo para dedicarle a esa señora el más profundo de mis desprecios y el más constante de mis odios.

A mis escasos lectores sólo agradecerle la paciencia a quién haya llegado hasta aquí.

Leí el micro El Error precedido de una breve introducción sobre Rodrigo el 12 de mayo de 2011 en la Facultad de Filosofía y Letras de la UAB y en el marco del Congreso LEER LATINOAMÉRICA HOY ¿UNA DESCOLONIZACIÓN POSIBLE? atendiendo a una invitación de Fernando Valls.

Salut.

5 comentarios:

Rosana dijo...

Joder...no puedo decir nada más. No me ha supuesto ningún esfuerzo llegar hasta el final que quisiera hubiera sido otro.

Un saludo camarada

Jesus Esnaola dijo...

Lo publicaste en plenas vacaciones y hasta ahora no había podido leerlo. Ya lo conocía, gracias a tu amabilidad, pero pese a conocer la historia en detalle me ha gustado poder verla por escrito, con más calma, sosiego y amargura.

Me gustaría que se leyera y conociera. Sé que por el facebook no hay gente muy preocupada por temas así pero lo colgaré de todos modos para darle la mayor difusión posible.

Un abrazo, Hugo.

hugo dijo...

Hola Rosana:
Y o también hubiera querido poner otro final, no al micro, sino al resto del 0 comentario, pero la realidad es tozuda y dura.
Ante putadas de semejante calibre, la "indignación" a estos malnacidos les provoca unas cosquillas y poco más.
Muchas gracias, Roxie,

salut, camarada

hugo dijo...

Hola Jesus:
Agradezco tu detallazo xaval. Los dos texros son duros, uno, el de 0 comentario más qu el otro que es pura ficción.
Para 0 comentario el texto sólo muestra la punta de un iceberg negro, negrísimo y jodido que más de uno le costaría creer después de indignarse en alguna plaza y quedar tan ancho.

Jesus, eres mi amigo y me enorgullezco de contar con tu amistad, por eso no te amrgaré más con este comentario,
gracias por tu gesto,
ungranabrazo,
chau,
hugo

Luis dijo...

¿El horror que cometen es consecuencia del error?
¿El terror que provocan es consecuencia del error?
¿El desorden que dicen combatir es consecuencia del orden que les da de comer?
¿El uniforme que lucen, cambia el horror por error?
¿El horror de quién contra quién?
¿El error para sembrar qué?
¿Qué terror?
¿Qué horror?
¿Qué error?
¿Quién siembra el miedo?
La cosecha del miedo… ¿A quién alimenta?
¿A quién le interesa?
Sabemos a quién mata.

Un abrazo, Hugo.

(Parece que Blogger ya me deja comentar, perdón por el retraso.)