martes, 14 de diciembre de 2010

CORTAZARIANAS 1(u-no)

Para cero (o todo/s) comentario: En vista que ando con la producción en horas bajas, cosa que intentaré remediar en cuanto acabe estas "entrañables fechas" que suelen ocuparme todas las horas del día (y algunas que no son ni del día ni de la noche), pero es lo que nos cae a los que comemos gracias al vil comercio (autónomo-juan-palomo) que nos proporciona el vil metal que nos envilece lo envilecible (i encara més), pues cuando descanse de la vileza o la vileza no me mire, haré lo posible por subir, a partir de hoy y cada dos o tres días, temas, historias, músicas varias (no faltarán ni Beethoven, ni Claudio Arrau, ni Rachmaninov, ni Martha Argerich, ni Piazolla, ni Dino Saluzzi, ni...)

Hoy os dejo con una perlita del maestro Julio. Un microrrelato de la época en que aún no se lo llamaba así.

Salut

3 comentarios:

carlos de la parra dijo...

Fué para mí como contemplar el interior del cerebro de Cortázar, una experiencia de trance,por algo son los oradores quienes mueven al mundo ppues resuenan en nuestra propia mente hasta confundirse con el pensamiento propio, con la diferencia que Cortázar no nos miente, no intenta vendernos algo sino muy por el contrario nos hace un regalo de su genio.
Gracias Hugo, estaré regresando múltiples veces a escuchar éstas grabaciones que hacen despertar múltiples zonas del pensamiento que a veces lo traemos adormecido.

carlos de la parra dijo...

Mira que de la emoción hasta tartamudé por escrito al decir pues.

Propílogo dijo...

Me ha pasado como a Carlos. Nunca había oído a Cortázar, pero se apoderó un rato.
Hasta ahora sólo me había pasado algo así escuchando, con buenos auriculares, las pistas en tres canales de Paco de Lucía, Al di Meola y John McLaughlin en San Francisco.
Mil gracias, Hugo. Un abrazo.
Gabriel